Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Londres’

Londres está que arde como muchas otras veces ha estado. Londres está que arde y ya estaba tardando. Londres está que arde y el personal (blogueros, periodistas, ingeniosos de bar) tiene dos canciones para la banda sonora y las dos son de los Clash. Londres siempre ha sido un campo de batalla y hasta de experimentación. Al tiempo que Reagan la liaba liberando los mercados y dejando a los ludópatas especular con fuego y sin controles, la Thatcher aplicaba el liberalismo por ahí. Y la cosa coincidía con el punk. Eran otros tiempos, claro, en los que ni a la gente ni a los grupos de música les molestaba hacer política. Salir a la calle, protestar, cantar, romper cosas, si es que era necesario. Hoy estamos más dormidos. Tanto, que en Londres no parece que la cosa sea política. ¿O sí? Mientras me pienso si la desesperación y el hastío pueden considerarse política, aquí van unas canciones para todo aquel que quiera pasar del London Calling y el London’s Burning.

Sham 69, Hersham Boys (también valen Borstal Breakout o If The Kids Are United).

Cockney Rejects, Fighting In The Streets (también: Oi! Oi! Oi! o Police Car).

Angelic Upstarts, Teenage Warnnig (también: Kids On The Streets, I’m An Upstart o Police Oppression).

Stiff Little Fingers, Suspect Device (también: Barbed Wire Love o Stand Up and Shout)

The Clash, Guns Of Brixton (también: White Riot o English Civil War)

4 Skins, Chaos.

Crass, Do They Owe Us A Living?

Hay muchas más de aquella época en la que se decían las cosas a ladrillazos (y sin necesidad de Twitter ni Blackberry Messenger, dejémonos de chorradas). Yo acabo con una más moderna.

Dub Pistols, There’s Gonna Be A Riot.

 

 

 

 

Read Full Post »

dr-manhattan2

La frase que da título a esto no es mía, es del Dr. Manhattan, el nudista azul nuclear de Watchmen. Y viene al caso porque:

· Zapatero ha nombrado a una Ministra de Cultura cuya última línea del curriculum es haber participado en el guión de Mentiras y gordas. Nos reiremos hasta que en España saquen esa ley francesa contra las descargas. Poca risa nos queda.

· Resulta que la policía inglesa mostró el camino del suelo al manifestante muerto por “causas naturales”. También entorpeció la llegada de la asistencia médica pero ese cargo lo echó en el debe de los “anarquistas”, como de costumbre.

· Guti desmiente categóricamente: “No he matado a nadie”.

Suena a todo trapo Fear Factory, Replica.

Read Full Post »

truthlies_700dpi_web

Como canta Lidia Damunt, “la Verdad es un periódico de Murcia y nada más”. Gracias a una entrada del blog de Silvia, acabo de ver el programa de Samanta Villar dedicado a los porros. Uf. Tengo la sensación de que la periodista (los periodistas) que lo han hecho se la han cogido con papel de fumar y, por eso, han editado esa versión desequilibrada y exagerada del asunto. El cannabis es una sustancia la mar de aceptada en España, a pesar de lo que diga la ley. Por eso es absurdo dedicar 60 minutos de televisión en segundo prime time a retratar a exadictos y freaks en vez de salir a la calle y ponerse a grabar la vida normal del fumador normal. Tan absurdo, que dudo de que haya sido por presión de la cadena y, ni siquiera, de la productora. Más bien, tiene toda la pinta de ser cosa de las ganas de agradar de un director pusilánime o, como ya he dicho, de los propios curritos. Peor para ellos. Hacerlo así sólo resta credibilidad a sus hacedores: plumillas, directores, productora y cadena.

Por suerte, aún se pueden leer por ahí piezas de periodistas honestos y responsables que tratan de que la Verdad salga de la huerta murciana y llegue, por ejemplo, a la percepción pública sobre las manifestaciones contra el G20 en Londres. Todos hemos visto en los informativos las imágenes de los “anarquistas”, los “antisistema” o cualquier otro calificativo de redactor de pacotilla rompiendo cristales, colgando muñecos de banqueros y encendiendo fuegos urbanos. Ya lo anticiparon los medios ingleses: llegaban los hunos para hacer temblar los cimientos del sistema. Por lo que se vio, casi lo consiguen. ¿De verdad? Resulta que The Economist, semanario liberal donde los haya, mandó a un periodista al jaleo. El tío, trabajando para quien trabaja, podía haber hecho una crónica desde las mismas puertas del infierno retratando a un montón de bárbaros devorando oficinistas y descuartizando policías. Pero no. El hombre decidió contar lo que vio y lo que vio fue una manifestación pacífica rodeada por un ejército de policías que no dejaban salir a nadie del cordón y algunos pequeños brotes de violencia. Se puede leer pinchando aquí. Yo dejo aquí el párrafo final, en inglés, que no me apetece traducir:

Back in the office, we watch coverage of the day. From their headlines and descriptions, you would think full-scale riots had broken out. There were certainly altercations between the police and small groups of protesters but on the whole, it was fairly peaceful. There were tense moments. Some damage was done. A few people got hurt, but after all the dire warnings of catastrophic lawlessness and turmoil, everything seemed remarkably calm, at least from what we saw. Maybe we missed the mayhem. Or maybe there was none”.

Una pena que The Economist no firme la crónica en la Red para dar crédito a su autor. Una pena que haya que rebuscar entre toda la información sobre el tema para encontrar algo así. Una pena que su aproximación a su oficio (y al mío, coño) sea excepcional. Por cierto, hablando del G20 y de verdades, he aquí el comunicado de ATTAC sobre la cumbre, por si alguien quiere saber.

Suena Gil Scot Heron, The Revolution Will Not be Televised.

Read Full Post »

2002policees_415x365

En Londres hay un par de decenas de hombres y mujeres haciendo que hacen algo para arreglar el mundo que ellos han ayudado a estropear. En Londres hay unas decenas de miles de gentes haciendo ruido para que esos cabrones hagan algo (o dejen de hacer, mejor). En Londres hay casi diez millones de personas que pasan de todo y lo único que hacen es ir a trabajar para ganar un dinero que no les da para casi nada realmente divertido y enriquecedor. Ay, Londres.

Estuve la semana pasada por allí. Y, como siempre que voy últimamente, me vine con una sensación amarga. Qué bonito está Londres. Y qué limpio. Y qué ordenado. Qué pena que me da. Londres una vez fue capital contracultural, un lugar donde pasaban cosas que se contagiaban al resto del mundo, un epicentro del underground. Ahora Londres es capital económica, un sitio donde sólo pasa dinero, el epicentro del desastre. Un asco. Ya casi no salen nuevos sonidos o nuevas corrientes de esa ciudad. La gente se tira horas en trenes para llegar a trabajos donde se pasan horas para ganar un dinero que se esfuma en minutos. Lo que brilla es el parque temático para ricos en que se ha convertido la ciudad. Cochazos, restaurantes con pretensiones, clubes privados.

Y son los practicantes de esa bisutería inútil los que se siente amenazados por lo que ellos llaman los “anarquistas” con un tono despectivo. Todos los periódicos, de pago y gratuitos, se pasaron la semana que estuve allí alertando a la población del peligro del caos que llegaba. Como si la amenaza estuviera en los que protestan y no en los que merecen las protestas. Lo normal es que el ciudano, adormecido por la rutina, sienta miedo de los manifestantes y cariño por los gobernantes. Así nos va.

Así, nos parece estupendo que haya cámaras en todas las esquinas. Vemos normal que los que proponen alternativas sean dejados al margen como atracciones de feria. Y nos callamos ante lo que está pasando como si la crisis fuese un desastre natural y no algo provocado por la avaricia del ser humano. No sé si otro mundo es posible. Pero, si lo es, el modelo no es Londres.

Suena The Clash, London’s Burning.

Read Full Post »

Vean el vídeo que anuncia el nuevo muñeco que saldrá a la venta el viernes, después de la cumbre del G20. Se llama Optimistín y es más positivo que el control anti doping de Ben Johnson. Todo lo ve de color de rosa. Si le aprietas en el estómago, repite la frase: “Esa nueva etapa que abriremos en Londres será el inicio de la recuperación, el inicio de la confianza y, por tanto, el inicio de un futuro con más seguridad y con más garantías para todos los ciudadanos”.

Ah, si alguien encuentra algún contenido en su discurso, se le devuelve el dinero (salvo que lo tuviese en CCM).

Read Full Post »

SPORT SOCCER WORLD

¿Por qué toda la policía del Reino Unido está movilizada y en alerta máxima para proteger Londres de la gente que se manifiesta en contra del G20 cuando los responsables de que todo vaya todo lo mal que va son, precisamente, los que estarán dentro del cordón policial?

Suena, y muy fuerte, Cicatriz, Botes de humo.

Read Full Post »

review_eddie_2

La lista de fechorías cometidas por las estrellas del rock en (y contra) hoteles es larga y diversa. Desde el casi obligatorio lanzamiento de televisor por la ventana hasta el más arriesgado lanzamiento de uno mismo que practicó Charly García en el Aconcagua de Mendoza (¡yo he estado allí!) pasando por orgías, sobredosis de drogas y excrementos mal archivados. Por eso es un notición que la agencia de management de Iron Maiden vaya a abrir un hotel para rockeros en Londres. Será a finales de marzo cuando el Sanctum Hotel reciba a sus primeros clientes con un bar abierto 24 horas, una terraza con spa y un cine en el sótano. Es un boutique hotel de ésos pijos, con 30 habitaciones (de 150 a 260 libras, 500 por las suites) con nombres como “Purple Haze”. Pero no es un parque de atracciones para estrellas del rock. Hay unas normas y el lanzamiento de teles no va a ser bienvenido. Vaya. “El hotel va a ser puro rock and roll. La recepción será negra, como en el Heartbreak Hotel de Elvis. Y el ambiente sera elitista y sofisticado”. Son palabras de Andy Taylor, manager del grupo de Eddie. ¿Habrá habitación 666?

B.S.O. Iron Maiden, The Number of the Beast.

Me he enterado leyendo AudioPorn que se ha enterado viendo The Times.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: