Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Hip hop’

¿Por qué en cada crónica de un evento de rap que se escribe o emite en un medio grande en España* tenemos que aguantar un repaso de la historia del género si hace más de 30 años que se lo invetaron en Nueva York, hace 20 que salieron los primeros discos de raperos españoles, es el estilo número uno en Estados Unidos y, aquí, desde El príncipe de Bel Air no hay un maldito anuncio que no tenga su rap?

* Pienso en la que vi ayer en Antena 3 TV y la que he leído hot en El Mundo, donde, por cierto, se decía que el hábil y suave Griffi, uno de los mejores productores y DJ del asunto, era MC.

Suena Todo el mundo lo sabe, de Sólo Los Solo. Échenle la culpa a Griffi.

La foto es de Wild Style, la película.

Read Full Post »

Fuera de foco es la serie de entrevistas que (ya no) hago cada mes para la revista Calle 20. Se trata de presentar y retratar a personajes importantes para la culturilla joven en España. Importantes pero no famosos. Es enfocar a los que suelen estar fuera de los focos. Porque se lo merecen, qué coño. Salvo que se diga lo contrario, las estupendas fotos son siempre de la estupenda fotera Belén Cerviño.

“Es más fácil trabajar con Goya que con un rapero”

Todos los jardines en los que se ha metido han acabado llenos de flores. Fundó la revista Spiral, Biblia de lo indie; creó el sello Yo Gano/Tú Pierdes, donde debutaron CPV, 7 Notas 7 Colores y La Mala; y abrió la primera galería de street art de Madrid, Subaquatica. Ahora es jefe de producto del Museo del Prado. Nada menos.

¿Qué tomabais en Spiral que todos acabasteis fundado empresas claves en la música española?

Nos lo tomábamos con mucha ilusión. Luego, la disparidad de gustos musicales hizo que nos separásemos para aplicar esa ilusión a nuestros proyectos personales.

¿Has usado alguna técnica de fanzine para algún catálogo del Prado?

Hombre, Spiral nunca fue un fanzine, aunque sí en espíritu. Y de ese espíritu hay algo en el Prado, el de querer difundir un patrimonio y una cultura.

¿Qué ganaste y quién perdió con Yo gano/Tú pierdes?

Espero que ganara la gente que compraba los discos y los grupos que tuvieron la oportunidad de ser publicados. Yo, muchas veces, tuve la sensación de perder el tiempo. Ahora, con perspectiva, ya no lo veo así.

¿Son los raperos tan difíciles de tratar como se pintan?

Sí, y un poquito más. Es mucho más fácil trabajar con artistas muertos como Goya y Velázquez.

Siempre has estado en el origen de asuntos que luego han sido tendencia. ¿El Prado va a ser lo más?

El Prado ya es lo más. Pero el mérito no es mío, claro. A veces es agotador sentir que la gente espera que detectes nuevas tendencias.

Para ir de la oficina del Prado a la de Subaquatica, ¿usas transporte público o vas en tu máquina del tiempo?

El salto en el tiempo es grande en apariencia, pero diminuto para mí. Cuando se gestiona cultura hay que estar abierto a trabajar con propuestas muy dispares.

¿Hay algún límite para el tipo de objetos que se venden en la tienda de un museo?

Nosotros el límite lo marcamos intentando poner en valor la obra y el artista antes que el objeto.

¿Qué pierde y qué gana el street art cuando se mete en una galería?

El arte de la calle no puede estar dentro de un local. En la galería intentamos destacar el talento de esos mismos artistas tanto dentro como fuera.

¿No se domestican esos artistas cuando se meten dentro?

En arte, el contexto lo es casi todo. Los buenos artistas son capaces de tener discursos coherentes en ambos sitios.

En 100 años, ¿Banksy y Suso 33 en el museo del Prado?

Claro, ¿por qué no? Lo que es trasgresor hoy, en un siglo estará más que asumido.

Read Full Post »

Fuera de foco es la serie de entrevistas que (ya no) hago cada mes para la revista Calle 20. Se trata de presentar y retratar a personajes importantes para la culturilla joven en España. Importantes pero no famosos. Es enfocar a los que suelen estar fuera de los focos. Porque se lo merecen, qué coño. Salvo que se diga lo contrario, las estupendas fotos son siempre de la estupenda fotera Belén Cerviño.

sonia

“El ego de los raperos me da miedo”

Cuando el rap en España despertó, Sonia ya estaba allí. Formó parte del dúo Sony&Mony, que incluyó tema en el recopilatorio Rapin Madrid, y está junto a Nieves Villar desde los inicios en el sello Zona Bruta, uno de los responsables de que ahora en los barrios se rime en consonante. Además, es señora de Frank T y madre de su niño.

¿Hay que ser muy bruta para montar un sello de rap llevado por mujeres?

Antes pensaba que no, pero ahora creo que sí. Con el paso del tiempo he visto discriminación desde la industria, los grupos… A veces puede parecer que somos como la familia Corleone, pero tendríamos que haber sido más duras.

¿Habéis lamentado alguna vez no haber montado una tienda de ropa hip hop en vez de un sello?

Habría sido mejor negocio, sin duda. Pero nos gusta lo que hacemos.

¿Te entra vértigo cuando te asomas desde lo alto del ego de los raperos?

Muchísimo. He visto cosas que dan miedo. Como para marearse.

¿Con todo lo que hablan los raperos, ¿cuántas veces dicen la palabra “gracias”?

Ninguna… Bueno, sólo alguna vez y muy pocos.

¿Es cierto que los sellos discográficos tenéis la culpa de todo lo malo que pasa en el mundo?

Parece ser que sí… De repente somos los enemigos de los artistas, cuando deberíamos ir juntos. Muchos tienen una idea equivocada de lo que es un sello y de lo que tiene que hacer. Además, hoy en día somos ONG. En fin, cría cuervos…

El público no valora vuestro curro, los grupos tampoco, ¿seríais más felices siendo árbitros de fútbol?

Ellos pillan por todos lados, como nosotros, pero yo sigo en esto porque es mi vida. Sé lo que he hecho y sé que he contribuido a que el hip hop esté donde está. Sólo por eso, no pienso en dejarlo.

¿Para cuándo un programa tipo Aquí hay tomate de la escena rapera?

Mmm, yo ya lo he imaginado, hasta los presentadores. Ojalá no pase nunca, pero si saliera, rompería audiencias. Para los que somos y el dinero que se mueve, hay mucho tomate.

¿Qué tiene que pasar para que se entienda el rap en España?

Un cambio generacional en la industria y los medios. Muchas de las cosas que han pasado lo han hecho porque el hijo de alguien ha influido a su padre.

Cuando se porta mal tu hijo, ¿le pones una canción de Sony & Mony?

No. Eso es me lo hacen a mí. Mis amigos me castigan con esas canciones.

Por cierto, ¿qué te sentaría peor, que tu hijo fuese cantante de heavy o periodista musical?

Uf, qué difícil… Prefiero que sea artista, me da igual el género.

Cuando el rap en España despertó, Sonia ya estaba allí. Formó parte del dúo Sony&Mony, que incluyó tema en el recopilatorio Rapin Madrid, y está junto a Nieves Villar desde los inicios en el sello Zona Bruta, uno de los responsables de que ahora en los barrios se rime en consonante. Además, es señora de Frank T y madre de su niño.

¿Hay que ser muy bruta para montar un sello de rap llevado por mujeres?

Antes pensaba que no, pero ahora creo que sí. Con el paso del tiempo he visto discriminación desde la industria, los grupos… A veces puede parecer que somos como la familia Corleone, pero tendríamos que haber sido más duras.

¿Habéis lamentado alguna vez no haber montado una tienda de ropa hip hop en vez de un sello?

Habría sido mejor negocio, sin duda. Pero nos gusta lo que hacemos.

¿Te entra vértigo cuando te asomas desde lo alto del ego de los raperos?

Muchísimo. He visto cosas que dan miedo. Como para marearse.

¿Con todo lo que hablan los raperos, ¿cuántas veces dicen la palabra “gracias”?

Ninguna… Bueno, sólo alguna vez y muy pocos.

¿Es cierto que los sellos discográficos tenéis la culpa de todo lo malo que pasa en el mundo?

Parece ser que sí… De repente somos los enemigos de los artistas, cuando deberíamos ir juntos. Muchos tienen una idea equivocada de lo que es un sello y de lo que tiene que hacer. Además, hoy en día somos ONG. En fin, cría cuervos…

El público no valora vuestro curro, los grupos tampoco, ¿seríais más felices siendo árbitros de fútbol?

Ellos pillan por todos lados, como nosotros, pero yo sigo en esto porque es mi vida. Sé lo que he hecho y sé que he contribuido a que el hip hop esté donde está. Sólo por eso, no pienso en dejarlo.

¿Para cuándo un programa tipo Aquí hay tomate de la escena rapera?

Mmm, yo ya lo he imaginado, hasta los presentadores. Ojalá no pase nunca, pero si saliera, rompería audiencias. Para los que somos y el dinero que se mueve, hay mucho tomate.

¿Qué tiene que pasar para que se entienda el rap en España?

Un cambio generacional en la industria y los medios. Muchas de las cosas que han pasado lo han hecho porque el hijo de alguien ha influido a su padre.

Cuando se porta mal tu hijo, ¿le pones una canción de Sony & Mony?

No. Eso es me lo hacen a mí. Mis amigos me castigan con esas canciones.

Por cierto, ¿qué te sentaría peor, que tu hijo fuese cantante de heavy o periodista musical?

Uf, qué difícil… Prefiero que sea artista, me da igual el género.

Read Full Post »

Entrevista a Cookin’ Soul publicada ayer en El País. Como se puede leer, son tres productores valencianos de hip hop que se están colando en el mercado gringo a base de trabajo y sentido de la oportunidad. Los tíos, además, son bastante graciosos. Aquí está lo que salió en ElPaís.com.
cookin-soul-foto-by-africa-verdu-5

Mientras la industria musical sigue intentando poner puertas al campo abierto por la tecnología, la música y los que la hacen aprovechan los nuevos espacios para extenderse y cruzar fronteras que antes parecían insalvables. Así, tres chicos de Valencia están fabricando bases para estrellas del rap americano como The Game. Cuando Zock se unió a Big Time y Milton en 2005 y se cerró la firma Cookin’ Soul, el objetivo ya estaba claro. “Desde el principio, íbamos a por todas, a por Estados Unidos”.

Los chicos tenían ambición. Pero sólo con eso no se encuentra el billete para sonar en Queens y Compton. También hace falta talento. Además, es necesario saber manejar los recursos de los nuevos tiempos. Y algo de suerte. “Montamos una web y cuando aún estaba en construcción, sólo con un ritmo de fondo, nos llamo Nach para decirnos: ‘Ese beat es para mí'”. Nach, uno de los raperos punteros de aquí, fue el primero en poner voz a la música de Cookin’ Soul. Luego lo han hecho otros como Tote King y Flavio Rodríguez. Pero Cookin’ Soul no son de los que se conforman.

“Al que se queda parado se le lleva la corriente. Nosotros llevamos un rollo a la americana, de sacar mixtapes a punta pala”. Un momento. Paramos el relato para hacer hueco a la Wikipedia. Mixtape es, además de la clásica cinta de cassette que todos hemos grabado alguna vez, “un formato cada vez más popular debido a su capacidad de promoción para los artistas de hip hop”. Los raperos y productores americanos, tanto famosos como desconocidos, graban y ponen en un mercado alternativo al discográfico -la industria, cómo no, está en contra- sus mixtapes. Antes se vendían a un dólar; ahora se descargan, gratis, por Internet. Los artistas dan a conocer así nuevas bases, cantan rimas dirigidas a otros o, simplemente, publican temas que, por problemas de licencias de los sampleos, no podrían salir de forma oficial. Es una manera de demostrar calidad pero también reflejos, ideas y sentido del humor.

De todo ello andan sobrados estos tres valencianos. A los dos días de la muerte de Isaac Hayes, Cookin’ Soul colgaron de su página (www.cookinsoul.com) su tributo llamado Cookin’ Hot Buttered Soul. Cuando Jay Z alcanzó a Elvis con diez discos en lo alto de la lista de Billboard, ellos mezclaron la voz de uno con la música de otro (a esto también se le llama mashup) para hacer Billboard Gangsters. Y un día después de que Oasis se quejara de la presencia del mismo Jay Z en el festival Glastonbury, desde Valencia salió la mezcla de los de Manchester con el de Brooklyn llamada Ojayzis. “Esa misma noche nos llamó el jefe de de MTV News, revistas mexicanas, hasta el propio Noel Gallagher habló en una entrevista del tema…”.

Así funcionan hoy las cosas. “Tienes que ser tu propio camello. Creas tu material pero también lo tienes que mover. No nos limitamos a colgar cosas en la web, nos lo trabajamos, madamos emails, hacemos contactos”. De esta forma, Cookin’ Soul han entrado con fuerza en el circuito norteamericano de las mixtapes, algo así como la liga universitaria de baloncesto, la que lleva a la NBA. Han creado temas para mixtapes del multimillonario The Game (“uno iba a ser para el disco y ya estábamos mirando el catálogo de Mercedes para elegir uno”, dicen entre risas), el jamaicano Sean Paul y muchos otros como Soulja Boy, Swizz Beatz o CL Smooth. También han producido para discos oficiales para Rob O o 40 Cal. Los DJ y los sellos ya cuentan con ellos, les mandan material, les hacen encargos desde las compañías de Kanye West y Justin Timberlake… Quizás entren definitivamente en la gran liga después de la mixtape que han colgado por San Valentín mezclando la voz de 50 Cent con clásicos de R&B de los 90 con la excusa de una frase que soltó el rapero canalla contra el último disco de Kanye West. Seguiremos informando.

¿Quiénes son?
Big Size, Milton y Zock, tres chicos de Valencia que producen música para estrellas del rap en Estados Unidos.

¿De dónde vienen?
“En esto del hip hop uno empieza tocando todos los palos, pintarrajeando por aquí, rapeando por allá… y luego te vas decantando por una vertiente. A nosotros nos ha dado por la música”.

¿A dónde van?
Preparan una mixtape para el aniversario de la muerte de Notorious BIG, planean algo junto a Tote King, rumian su directo… “Queremos pasar de esta sección de El País a la portada, al lado de Zapatero”.

Read Full Post »

La canción se llama Taki Taki y es de un tal U-Niq. Y yo, si no fuera tan poco del Madrí, me haría fan de Drenthe pero ya. Es entrañable el muchacho.

Vilo en As.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: