Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 mayo 2009

prostitucionVoy a dar hacer una confesión que va a tranquilizar mucho a mis padres, a mi tío el cura y a mi uróloga: no me van las putas. Dicho esto, procedo a meterme en un jardín lleno de flores de incorrección política. Últimamente está en el debate público el asunto de la prostitución. El País ha dedicado una serie de reportajes a la explotación sexual en España, su defensora del lector se mostraba en contra de los anuncios de contactos en su propio medio, Arsenio Escolar aprovechaba ambos asuntos para seguir su cruzada contra la publicidad putera, Aleka ha tocado el tema de refilón en mi blog hermano, ¿Y por qué no…?… Es evidente que hay un montón de mujeres que son obligadas de alguna forma a prostituirse. También es evidente que hay otro montón que lo hacen porque les da la gana. Todas con las que yo he hablado, que son bastantes, son de éstas (se puede ver aquí, aquí y aquí). Quizás por eso no tengo tan claro es que sea bueno igualar prostitución a explotación ni negar su derecho a la publicidad. ¿Por qué?

Porque, puesto que parece que es una costumbre el ir de putas, lo que hay que intentar es que, más allá de las consideraciones morales de cada uno, sea un intercambio voluntario entre ambas partes en el que tanto el que da el servicio como el que lo recibe puedan hacerlo con toda la tranquilidad legal y sanitaria posible. Porque si se tiende a asociar prostitución con delincuencia y marginación sólo se conseguirá que la cosa sea más delincunte y marginal. Porque lo mismo que un fontanero que arregla voluntariamente tuberías como forma de vida tiene derecho a publicitar su negocio, una puta que se acuesta con tíos porque quiere ganar así su dinero debería poder hacerlo.

El camino debe ser regularizar y legalizar la actividad no criminalizarla más. Así se podría perseguir mucho mejor al cabrón proxeneta y cuidar de la salud, la seguridad y las condiciones de trabajo de las mesalinas. Incluso el Estado ingresaría pasta, que falta nos hace. No sé, a veces los progres se pasan y tratan de ordenar el mundo según sus criterios éticos sin tener en cuenta los derechos y las libertades de los otros. Por no hablar de lo hipócrita que es negar la publicidad de las putas por eso de la explotación y aceptar la de esos anunciantes que fabrican en India, China o Marruecos de aquella manera. No digo yo que no haya que sacar reportajes sobre tráfico de mujeres, explotación sexual y tal. Tampoco me meto en lo que cada uno haga con su forma de ingresar por publicidad. Sólo creo que, si de verdad se quiere mejorar la vida de las prostitutas, hay que apoyar la normalización de su actividad. Todo lo demás es una putada.

Suena The Pop Group, We’re All Prostitutes.

La ilustración es de El Roto, evidentemente.

Read Full Post »

el-poder-de-los-libros

¿Por qué las editoriales (de libros) dicen que no hay crisis para ellas cuando están frenando lanzamientos, recortando adelantos y, básicamente, parando una actividad que, por otra parte, estaba salida de madre teniendo en cuenta lo (poco) que siempre se ha vendido?

(Y que conste que no he venido aquí a hablar de mi libro… De momento).

Suena Parálisis Permanente, Autosuficiencia.

Read Full Post »

mh84gwm8

Me gusta la entrevista/almuerzo de la contra de El País de hoy. De Carmen Pérez-Lanzac a Pablo Motos. Sospecho que a Motos igual no le ha gustado tanto. Imagino que habrá alguna llamada de queja. Pero retrata al personaje. No conozco personalmente al presentador pero me ha quedado claro que si eres de los que consideras que un tío es guay porque tiene un programa que gusta a grandes y pequeños, un secreto inconfesable para sustituir la traducción simultánea y una productora para gastarse 150.000 euros en traer de Australia un dinosaurio, Pablo Motos te parecerá un tipo de lo más guay. Y si, en cambio, eres de los que creen que un soplapollas es aquél que separa la grasa del jamón ibérico para no probarla porque estropearía su tableta abdominal, que confiesa que su única excentricidad es hacer colección de relojes de 20.000 euros aunque come a diario en un sitio de 70 euros el cubierto (sin vino) y que va varias veces al día al gimnasio desde hace un par de años por una apuesta con una revista y presume de ello haciendo como que no quiere presumir, pues Pablo Motos te parecerá un soplapollas.

De eso tratan las entrevistas. De acercar al lector no sólo las respuestas del entrevistado, sino la percepción del entrevistador sobre el personaje. Recuerdo que ago así pero más bonito dijo García Márquez sobre el género en alguno de sus cursos de periodismo. El problema es que eso ya es la excepción. La mayoría de las entrevistas son promocionales, citas en las que el periodista es el último eslabón de la campaña de marketing de una editorial, discográfica, distribuidora, cadena, equipo de fútbol o lo que toque. Y ahí todos los entrevistados tiene que ser los más listos, los más guapos y los más simpáticos. Y no.

Servidor ha hecho unas cuantas entrevistas. Cuando escribía sobre música en ABC, tenía tres o cuatro por semana, por ejemplo. Entendía a lo que me dedicaba y no trataba de ganar un Pullitzer en cada charla con un grupo. Y a pesar de eso, tuve algún problemilla. Recuerdo una entrevista con Rosario que acabó siendo portada de Blanco y Negro. La hija de Lola me recibió en su casa, muy amable. Acababa de ser madre y de montarse un pifostio de campeonato por eso y por la exclusiva que había vendido a ¡Hola! después de tirarse meses quejándose (con razón) de la persecución de la canalla del corazón. Además, sacaba disco. Parecía, pues, un personaje la mar de interesante. Y, sin embargo, no lo fue. No hubo manera de sacarle una respuesta reflexiva. Todo su discurso era pequeñito, lleno de tópicos y simplón. Así que eso retraté: su amabilidad, mis esfuerzos por conseguir respuestas decentes y sus respuestas.

Nada más publicarse la cosa recibí una llamada de Olga, de lo que entonces era Epic. “¿Tienes las cintas?”. Me contó que Rosario y Rosa Lagarrigue, en aquel tiempo su manager, estaban que trinaban y querían denunciarme. Pues vaya. Yo tenía las cintas y estaban transcritas casi tal cual así que no me preocupé mucho. Mi jefe de entonces, Tomás Cuesta, mucho menos. No hubo denuncia. No tenía por qué haberla. Donde verdaderamente se gana la vida Rosario es sobre un escenario y en un estudio. La promoción es importante pero su trabajo no es ser una tía reflexiva que epate a sus interlocurres. Mi trabajo, por otro lado, era retratarla como la vi en ese momento. Eso hice.

Del mismo modo, Pablo Motos se gana muy bien la vida haciendo un programa de tele. Sea bueno o malo (a mí no me gusta), lo ve un cojón de gente, así que no debería preocuparse por la imagen que haya dado en esta entrevista. Tiene el jamón ibérico asegurado para mucho tiempo. La que debería estar orgullosa por lo que ha hecho es la periodista. Gracias a ella conocemos un poco mejor a Motos. Y, entre nosotros, un poco soplapollas sí parece.

Suena Obús, Yo sólo lo hago en mi moto.

Read Full Post »

3553997248_55afcb53f3_o

La noche antes de la tarde de ayer, Morante no podía dormir. Llamó al empresario. Le pidió las llaves. Abrió la puerta de Las Ventas a las dos de la mañana y se plantó en los medios. A torear de salón. A sentirse torero. A soñarse torero. Unas horas después, con la plaza llena, se hizo el toreo.

La foto es de Manon y la anécdota sería bonita incluso como leyenda urbana, pero resulta que es cierta.
Gracias, Juan.

Read Full Post »

Por si alguien pasó por aquí y movió su kuduro al ritmo de Buraka Som Sistema, que no se vaya todavía, que aún hay más.

Suenan, desde Luanda, Os Mais Potentes, Vem Ca.

Visto en AudioPorn Central, claro.

Read Full Post »

Resumen de la corrida de ayer:

Pues eso, como tocar rock and roll con un cacho de plástico sin cuerdas: apasionante.

Suena Last Guitar Hero, de los mitiquísimos Side Effects, que sí que tocaban (tocábamos) con guitarras de verdad.

02 Last Guitar Hero

Gracias, Juan.

Read Full Post »

1976referendum

Como la influencia del electorado en la selección de sus representantes es manifiestamente escasa, ahora se intenta potenciar la relativa importancia del ya cercano trámite electoral argumentando que de él pueden derivarse trascendentales consecuencias de política interior. Resulta así que lo que debiera ser la elección democrática de unos representantes pierde toda su significación para convertirse en una competición entre dos absorbentes caudillos. Gane quien gane, pierde la democracia.

Habría que promover una gran campaña a favor del voto nulo, para ver si tachando algún que otro nombre se alarman los partidos y se deciden a practicar la democracia interna o a modificar la ley electoral, desbloqueando las listas”.

Un par de párrafos del artículo de Fernando Suárez González titulado A vueltas con las listas electorales y publicado hoy en El Mundo. Que quede claro que esto no lo dice un “antisistema” de ninguno de los dos lados, sino un “demócrata” de manual, con capítulo propio en la dichosa Transición, y  miembro, por cierto, de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Dos detalles: habla de caudillos, él que conoció bien al último. Y quiere promover el voto nulo, o sea, algo parecido a la acción directa. Toma ya.

Vienen las europeas y análisis y opiniones como ésta van a quedar enterradas bajo toneladas de inservible propaganda electoral pero por aquí siempre habrá tiempo y ganas para buscar en la basura. Aunque sean de gente sin tanto postín. Antisistema que es uno.

Suena Ya no quedan más cojones, Eskorbuto a las elecciones.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: